DOCUMENTO PRESENTADO EN OCASIÓN de las INTERNAS de JUVENTUD del Partido Justicialista de Capital Federal

LISTA 40 - 23 NOVIEMBRE 1986

AGRUPACIÓN RENOVACIÓN Y UNIDAD

ANTONIO ALMARAZ - SANDRA LOSCHACOFF - RICARDO GONZALEZ

MARCELO IOVALDI - ALMA GRUNSTEIN

QUIENES SOMOS
    Cuando el Partido Justicialista sufrió la derrota electoral del 30 de octubre de 1983, fue la Juventud Peronista de la Circ. 27 en aquella solitaria y militante mesa de Triunvirato y Monroe la que en el medio de la euforia democrática advertía que el funcionamiento de las instituciones formales no garantizaba una democracia que le reparara al pueblo el daño causado por la dictadura militar.
    Fue la J.P. la que en la histórica jornada del 10 de febrero de 1984 se movilizó en apoyo de la C.G.T. - como lo sigue haciendo cada vez que se nos convoca en defensa de la dignidad nacional - para impedir la sanción de la Ley Sindical del gobierno, que nos hubiera conculcado las conquistas sociales.
    Cuando el 22 de junio de 1984 nos movilizamos contra el F.M.I., partiendo desde Villa Urquiza con 200 jóvenes peronistas, no fue sólo para marcar nuestra histórica política antiimperialista y señalarle al gobierno que ¨LA ÚNICA DEUDA ES CON EL PUEBLO¨, sino que sobre todo fue recuperar la confianza de que éramos capaces de volver a poner la J.P. en la calle, masiva y movilizada y no al servicio de algunos dirigentes.
    Cuando el oficialismo utilizó el conflicto del Beagle para sus mezquinos fines electoralistas, la J.P. desde las volanteadas y las pintadas denunció la maniobra radical.
    Fue la J.P. en 1985 el motor de la RENOVACIÓN pero hoy vemos desgraciadamente que vuelven a practicarse políticas cupulares y sectarias a espaldas de los afiliados y las bases peronistas, donde se sigue marginando a la juventud y a la mujer;  y lo que es aún más grave, la dirigencia peronista sigue una política condescendiente con el alfonsinismo.
    Nuestros diputados: ¿ presentaron proyectos para nacionalizar la banca y el comercio exterior, que supriman las leyes vigentes de Martínez de Hoz, para implantar el impuesto a la renta potencial de la tierra, para crear la dirección nacional de juventud ? NO, en cambio la bancada peronista aprobó el blanqueo de capitales por el cual no se investiga el origen de los fondos que durante la dictadura militar se fugaron al exterior.
    Entendemos que la ÚNICA RENOVACIÓN es el recambio de la actual cúpula del Partido Justicialista por una dirigencia que LEVANTE EL PROYECTO HISTÓRICO DE LIBERACIÓN NACIONAL Y SOCIAL DEL PERONISMO, que reemplace la ¨rosca y los acuerdos de cúpula¨ por una metodología de acción política DE ABAJO HACIA ARRIBA Y DONDE EL AFILIADO NO SEA UN CONVIDADO DE PIEDRA QUE SOLO SIRVA PARA VOTAR ¨LISTAS DE LUJO¨;  para que no se convierta al Movimiento Peronista en un partido demoliberal que alternándose en el gobierno con la U.C.R. sea la garantía de estabilidad del sistema capitalista dependiente.

PROPUESTAS PARA LA JUVENTUD
    La Juventud Argentina sufrió al igual que toda la sociedad, las consecuencias del proyecto oligárquico-militar de marzo de 1976 y vive aún hoy, sus secuelas.  Se pretendió y en gran parte se logró la despolitización del joven, se suprimió la conciencia histórica nacional, originando la falta de compromiso y se intentó un ¨modelo de joven argentino¨ con valores liberales e individualistas en desmedro del joven solidario que requiere un país dependiente para encarar un proceso liberador.
    Pese a ello, la juventud argentina buscó los canales de expresión que le permitieron identificarse con la lucha del pueblo, como lo demostró participando activamente en las jornadas del 30de marzo de 1982 y 16 de diciembre del mismo año y, con su participación en la Guerra de las Malvinas y en la etapa que culminó con las elecciones generales de 1983.
Creemos que el actual rol del joven argentino, es el de participar en el Movimiento Nacional y Popular y, elaborar desde allí una propuesta liberadora y cuyos objetivos sean un país independiente y el destierro definitivo de la injusticia social.
    Para lograr estos objetivos debemos llevar a cabo actividades en el campo político, social y cultural, inculcando mediante el ¨ejemplo los valores más loables del ser humano: JUSTICIA SOCIAL, SOLIDARIDAD SOCIAL Y PARTICIPACIÓN SOCIAL.  Sin éstos elementos hechos carne en todo un pueblo, no hay posibilidad alguna de Revolución;  no es casual que en el proyecto político liberal - hoy encarnado por el alfonsinismo - estos valores no tengan cabida, ya que son los que irradian la fuerza, la fe y la mística indispensable para concretar el proyecto nacional y popular.
    Valores espirituales como la solidaridad, la justicia, la ética individual y social, la lealtad y la libertad son las armas que debemos esgrimir los jóvenes que estamos comprometidos con una justa causa para ser el motor de ese proyecto transformador.  La Revolución en Paz que propugnamos, significa modificar una estructura social basada en el individualismo extremo y suicida, en una sociedad cuyo valor fundamental sea la solidaridad.  En suma, debemos tender a darle un sentido trascendente a todo un pueblo en busca de su destino, conjugando dos elementos que no pueden estar enfrentados, que son:  país-individuo.  ¨NO PUEDE HABER UN INDIVIDUO QUE SE REALICE EN UN PAÍS QUE NO SE REALIZA.¨  Logrando este sentimiento en la sociedad, se estaría en condiciones de que todo un pueblo trabaje en pos de un Proyecto Nacional de Liberación, revolucionario en sus ideas, creíble para la sociedad y posible en su instrumentación.
    Para construir un nuevo orden social necesitamos que la juventud se organice en lo político y en lo social;  en lo político, a partir de la formación integral que contemple los aspectos éticos y conceptuales (pensamiento nacional);  en lo social, con una participación efectiva en las organizaciones naturales del pueblo (clubes, comisiones vecinales, bibliotecas, cooperativas, etc.)
    Por último, queremos convocar a toda la Juventud Argentina a trabajar con los valores ya expuestos para recuperar los derechos que hoy no tenemos:
- solución al problema de la mano de obra juvenil desocupada, requiriendo para ello la reactivación del aparato productivo para incorporar jóvenes con salarios dignos.
- posibilitar el acceso a la cultura y la educación sin ninguna distinción y haciendo hincapié en los sectores marginados.
- planes de vivienda de carácter preferencial para matrimonios jóvenes,
- acceso sin restricciones a los deportes y actividades recreativas al aire libre,
- revisión de concepciones y métodos del Servicio Militar, humanizando sus tareas, reduciendo el tiempo bajo bandera y solución a las reivindicaciones a los ex combatientes de Malvinas,
- crear la Dirección de Juventud a niveles Municipal y Nacional,
- planes para superar la violencia juvenil generada en la injusticia social;  legislación correccional que garantice la preservación física y moral, y desarrollo de planes para su posterior reubicación en la sociedad del joven detenido,
- desmantelamiento efectivo del aparato represivo,
- combatir el desarraigo de los jóvenes de la provincia en la ciudad,
- terminar con el manipuleo de los medios masivos de comunicación que tergiversan la realidad y confunden a la juventud.
    Concluyendo, reafirmamos que la democracia no puede ser una abstracción, debe ir ligada a la lucha por la recuperación de los derechos arrebatados a los trabajadores y a los demás sectores nacionales y populares.
    Como expresara sabiamente Arturo Jauretche: ¨LA COSA ES SENCILLA:  SE NOS QUIERE HACER PASAR POR DEMOCRACIA AL MANTENIMIENTO DEL PARLAMENTO, LA JUSTICIA Y LAS INSTITUCIONES;  EN UNA PALABRA, LA FORMAL, QUE EL RÉGIMEN MANEJA.  PARA NOSOTROS LA DEMOCRACIA ES EL GOBIERNO DEL PUEBLO.  Y SI EL PUEBLO NO GOBIERNA, LAS INSTITUCIONES NO SON MÁS QUE ALCAHUETAS DE LA ENTREGA.¨

 

(Septiembre 1986 - Fue para muchos de nosotros, el Primer Documento Público que plasmó nuestras ideas)